Pasos esenciales para transformar los datos en un relato

18 febrero, 2017

En el competitivo escenario del mercado global, existe un amplio consenso de que los datos obtenidos a través de diferentes herramientas de análisis son un elemento clave a considerar dentro de la estrategia de la empresa.

Pocos, sin embargo, son capaces de de utilizar esa información para desarrollar un relato que sea atractivo desde el punto de vista emocional e intelectual para quien lo lea. Los profesionales del marketing somos quienes, por naturaleza, deberíamos estar a cargo de desarrollar y alimentar una determinada narrativa, sirviendo de puente entre los datos y quienes necesitan tomar decisiones a partir de su análisis.

No solo conocer, sino apropiarse de información en bruto para darle utilidad es una tarea no menor, especialmente hoy en que los departamentos de marketing y ventas reciben un caudal inabarcable de datos que se apilan en formato de planillas y gráficos. Pretender de que alguien pueda tomar una decisión clave en esas condiciones es, por decir lo menos, complejo, a menos de que haya un relato construido que explique el origen y contexto de aquellos números. Para lograr aquello, existen algunos pasos esenciales a seguir:

  1. En un mar de información, es necesario desarrollar un buen ojo analítico para encontrar aquello que realmente sirve para un determinado propósito. Saber elegir lo necesario y descartar “el ruido” es una habilidad que solo la práctica otorga.
  2. El análisis de los datos no se trata solo de construir gráficos y planillas, sino de contar una historia. En este sentido, se debe observar cuidadosamente la información y descifrar qué es lo que nos está diciendo.
  3. El análisis no debe ser una tarea maratónica todo el tiempo. Dependiendo del contexto, existen momentos en que se debe rescatar solo lo absolutamente esencial para responder adecuadamente a una contingencia.
  4. El relato que se construya debe ser memorable y apelar a la emoción, pero también debe entregar los datos duros que sean necesarios. Incorporar ambas dimensiones es clave.
  5. Un relato debe estar dirigido adecuadamente al público objetivo. Por lo tanto, identificar diferentes audiencias y adecuar el contenido a ellos debe ser una tarea de suma importancia. La entonación, el lenguaje, la gráfica y el nivel de complejidad de la historia debe ser tomado en cuenta según a quien esté dirigido.
  6. La presentación del contenido y los datos debe ser realizada con cuidado, de la misma forma que un diseñador despliega el contenido en una revista. Si además se genera una espacio de interactividad con el lector, entonces la entrega de la información tendrá mayores posibilidades de éxito.